Nuestra historia

Trajes de Flamenca María Matas comienza su actividad en 1968, en ese año María empieza a confeccionar trajes de flamenca para niña, valiéndose de sus conocimientos de corte y confección. Los primeros fueron para vestir a su propia hija y personas cercanas, pero con el tiempo la producción se fue incrementando. Los trajes se realizaban en la casa familiar, de manera totalmente artesanal, cortados a tijera y cosidos con maquinas accionadas a pedal.

Tras unos años trabajando de esa forma, Juan Matas (esposo de María) se da cuenta de la posibilidad de crecimiento que hay en ese sector y empieza a invertir todo el esfuerzo y los recursos de la familia en esa dirección.

Se adquieren maquinas de coser, ya con motor eléctrico y una mesa sobre la que cortar. Con una plantilla de apenas trespersonas se consiguió aumentar la producción. Se empieza a vender a clientes particulares ya algunas tiendas en Andalucía. Esto sería hasta el año 1981.

En 1982 se da un gran salto en la escala de producción, pero manteniendo el espíritu de sus trajes. Se traslada el lugar de trabajo al edificio nuevo construido para tal fin. En el, María continua al frente de la parte creativa de los trajes, además de cortar y atender en la tienda. Su marido Juan y su hijo José se ocupan de la parte comercial y de dirección. De la confección se ocupan unas 10 costureras que ponen al servicio del cliente toda su profesionalidad adquirida con años de trabajo.

Es sobre 1998 cuando José, hijo mayor de María y de Juan, toma la dirección de la empresa. Con presencia en las pasarelas y con gran cantidad de puntos de venta en tiendas de toda Andalucía y España, la marca María Matas ya disfruta de un lugar destacado dentro de la moda flamenca.

Es en marzo de 2014 cuando sucede el trágico fallecimiento de José . Tras este suceso la empresa recibe ayuda de todo tipo en primer lugar de sus propios trabajadores, de clientes y de la extensa familia Matas. Toda esta ayuda encaminada a superar tan difíciles momentos.

En la actualidad la empresa se dispone a escribir otros 47 años mas de historia en la moda flamenca, bajo la atenta mirada de su fundadora, María, que a sus 81 años aun se le ve algún momento en el taller, todos los días. Con frecuencia ocurre que las cosas nacen de manos de una mujer, de una gran mujer.